Ruta Dakar 2018: Chilecito, San Juan y Córdoba (Argentina)

Con mucha pena, llegamos a la última etapa de nuestro viaje. Perú y Bolivia nos han dejado en el recuerdo muchos paisajes increíbles. Por suerte, Argentina todavía guarda secretos para nosotros, que estamos dispuestos a descubrir en estas jornadas por la última parte del recorrido del Rally Dakar 2019. Chilecito, San Juan y Córdoba nos esperan en esta aventura por el norte argentino.

¿Preparados?

 

Chilecito

Torres del cablecarril en La Mejicana

Llegar a Chilecito desde Belén no ha sido complicado, ya que nos separaban unas tres horas por carretera. Estamos ya en la provincia de La Rioja, así que nos sentimos simbólicamente mucho más cerca de casa. Solo simbólicamente, porque los paisajes que nos rodean no tienen nada que ver con lo que nosotros conocemos. Antes de llegar a Chilecito, hemos hecho hecho una parada por el camino, para disfrutar de uno de los lugares históricos destacados en el país y, al mismo tiempo, una de las infraestructuras más curiosas del mundo: La Mejicana. En el cerro de Famatina, una de las zonas del pasado minero de Argentina, se encuentra esta mina que posee un sistema de transporte peculiar: el Cablecarril, compuesto por cables y poleas, que transportaban los minerales desde esta zona, a unos 4.500 kilómetros de altitud, hasta Chilecito, a más de 35 kilómetros. El sistema, construido por alemanes y explotado por ingleses, fue quedando en desuso a medida que los vehículos pudieron entrar en el terreno, pero, a pesar de ello, ha sido declarado Monumento Histórico y se conserva para que los viajeros como nosotros puedan acercarse a visitarlo. Una vez aquí, no nos podemos ir sin disfrutar del Mirador Portezuelo de los Illanes, desde donde alcanzamos a divisar parte del cableado de la mina y, a lo lejos, también Chilecito. Unas vistas a 4.100 kilómetros sobre el nivel del mar, por las que merece la pena hacer un alto en el camino.

Chilecito es una ciudad que ha crecido por la riqueza minera de la zona, por eso, en ella se encuentra uno de los museos de la minería más importantes del país y entre sus calles también se pueden observar numerosas referencias al trabajo de los mineros del siglo pasado. Hemos decidido perdernos entre sus edificios y plazas, como la Plaza Central, para descubrir toda la esencia del lugar, y visitar el cerro en el que se encuentra la figura del Cristo de Portezuelo, de imponente altura, que dirige su vista hacia Chilecito como símbolo de protección. Los más de 200 escalones de subida merecen la pena solo por tener el placer de observar la ciudad a vista de pájaro.

El Cristo de Portezuelo observando Chilecito

Los Colorados

Tras visitar la ciudad, hemos decidido centrarnos más en los alrededores de Chilecito, donde se encuentran los verdaderos atractivos naturales de la provincia. La zona está repleta de parques nacionales y reservas, que nos morimos de ganas de conocer. Los Colorados es nuestra primera visita. A primera vista, ya impacta su paisaje rojo intenso, sus formas casi imposibles, sus cuevas por explorar y sus puentes naturales de piedra. Esta Reserva Natural y Cultural alberga restos de arte rupestre de hace más de mil años; además de cementerios y poblados de los indígenas Capayanes que habitaron la zona. Encontramos un lugar calmado, alejado de los bullicios de las ciudades a las que estamos acostumbrados. Y es que su población asciende a 65 habitantes, que en todos estos años no han abandonado su vida y sus costumbres rurales.

El Parque Nacional de Talampaya es nuestra siguiente parada en la ruta, pero por el camino ya nos ha ido cautivando su paisaje y las visitas que nos hemos encontrado casi por sorpresa. Una de ellas ha sido el Parque Provincial El Chiflón, una superficie que se delimitó en 2002, con unas 9.000 hectáreas, para poder preservar el paisaje y la geología del lugar. No es muy conocido, por lo que no llegan grandes grupos de turistas y, por eso, tampoco muchos guías, pero la parada merece la pena. Nos recomendaron dejarnos guiar por algún habitante de la zona, ya que conocen bien el terreno y suelen cumplir con la labor de acompañamiento.

El Monje de Talampaya

Una vez en Talampaya, lo mejor es unirse a alguna de las excursiones organizadas al parque, para poder disfrutarlo sin perderte nada. Estamos en uno de los enclaves más importantes de Argentina, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. Gracias a su conservación, disfrutamos de un ambiente natural único, rodeados de flora y fauna autóctona, dentro de un ecosistema propio, y uno de los yacimientos del mesozoico más importantes del mundo. Hay muchos rincones de belleza increíble en el parque, pero nosotros nos quedamos con el Cañón de Talampaya, un recorrido por lo que era el cauce del río entre enormes paredes rojizas de más de 150 metros, que se abren y se cierran a nuestro paso, como si paseáramos entre cortinas. Por el camino se pueden ir descubriendo formaciones rocosas como la Catedral o el Monje; además del Jardín Botánico, que aparece ante nosotros verde como si de un oasis se tratara. Para los amantes del trekking, también existe la opción de explorar recovecos más allá de la ruta de las excursiones en coche, como el recorrido por el Cañón del Arco Iris, conocido así por sus colores, hasta la Ciudad Perdida, una formación rocosa erosionada por el paso de los años, que se asemeja a una antigua urbe.

Nuestra ruta nos lleva en siguiente lugar a la Reserva Laguna Brava, donde se encuentran algunos de los paisajes naturales más impresionantes de Argentina. Ubicada en la cordillera de los Andes, a unos 4.300 metros sobre el nivel del mar, la belleza y la riqueza multicolor nos muestran fauna y flora propias, distribuidas entre más de 400.000 hectáreas. El acceso por la cordillera es complicado, ya que no todas las carreteras están bien asfaltadas, y la entrada al parque solo se puede hacer acompañado de un guía, por lo que nosotros recomendamos unirse desde antes a una excursión desde Villa Castelli o Villa Unión. Una vez en el lugar, nos sorprenderá y enamorará la vista de sus lugares más emblemáticos, en los que también podemos observar a zorros, vicuñas y flamencos, entre otros, viviendo en su hábitat. Tampoco podemos obviar los que encontraremos de camino, como el Valle del Bermejo, uno de los más importantes e ideal para los amantes de la fotografía; el Cerro El Toro, en Villa Castelli, o la Quebrada de la Troya, en Vinchina.

Grupo de flamencos en Laguna Brava

San Juan

Ponemos camino a nuestra próxima parada, San Juan, pero antes vamos a pasar por el Embalse de Ullum, considerado uno de los principales atractivos de la provincia y rodeado por montañas. El verde de su alrededor contrasta con el azul de sus aguas y lo convierte en un lugar de descanso, aunque también es perfecto para practicar deportes de agua.

Plaza 25 de Mayo

En nuestra llegada a San Juan, descubrimos una ciudad encantadora y con muchos atractivos. Hemos decidido empezar por la Plaza 25 de Mayo, el centro neurálgico de la ciudad y declarada área monumental de valor histórico y cultural en 1986. Está rodeada por edificios importantes, como la Catedral San Juan Bautista, una de las más modernas de Argentina, ya que tuvo que ser reinaugurada en 1979, años después de que un terremoto derriba la anterior. En esta misma plaza, se encuentra marcado el kilómetro cero de la provincia de San Juan.  

Cerca de la plaza, se encuentra la que quizá sea la visita más contemporánea de la ciudad: el Teatro del Bicentenario, uno de los recintos culturales más importantes de Argentina, diseñado para acoger obras de teatro, conciertos musicales y cualquier tipo de expresión artística en su infraestructura pensada al detalle con el objetivo de reproducir el sonido con la mayor proyección posible.

Interior de la Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento

Una de las visitas que más enorgullecen a los lugareños es la Casa Natal de Domingo Faustino Sarmiento, quien fuera político, escritor, docente, periodista y gobernador de la provincia de San Juan entre 1862 y 1864. La mantienen en perfecto estado y con una conservación que hace que la visita se sienta muy real. A nosotros parece una gran manera de hacerse una idea de cómo era la vida en la época. En San Juan te dirán que es una visita obligatoria y lo cierto es que merece la pena.

En nuestro camino hacia Córdoba, el que será el próximo y último destino de esta travesía recorriendo la ruta del Dakar 2018; hemos decidido hacer una parada en el Santuario Difunta Correa. Corre el rumor de que es un lugar lleno de misticismo, en el que se puede respirar un aura de fe contagiosa. Cuentan las leyendas que Deolinda Correa murió en este lugar, pero que su cuerpo ya sin vida seguía amamantando a su hijo. En su nombre, se levantó el santuario y es este milagro el que cada año mueve a miles de peregrinos a conocer la zona. Está ubicado en la localidad de Vallecito y es como un pequeño parque de atracciones de la fe, en el que al santuario y a la capilla les acompañan un hotel, varios restaurantes de comida típica y tiendas de recuerdos.

 

Córdoba

Oficialmente hemos puesto camino a Córdoba y, por suerte, la mejor ruta para llegar a la ciudad por carretera, es la que pasa por las Salinas Grandes, por lo que tendremos la suerte de volver a disfrutar de paisajes increíbles, similares a los que nos dejaron maravillados en Uyuni.

Salinas Grandes es una zona en la que se unen cuatro provincias argentinas: Córdoba, La Rioja, Santiago del Estero y Catamarca. Resulta curioso que más al norte del país, en la zona de Jujuy, hay otro salar que lleva el mismo nombre. Aunque este es realmente el más grande Argentina, se conocía como el Desierto de las Salinas durante el siglo XIX. Hay varias maneras de llegar al lugar, nosotros lo hemos hecho desde El Chacho, una localidad cerca de la frontera entre Córdoba y San Juán. Nos resulta muy curioso que, con la belleza del lugar, en un terreno nada explotado para excursiones; aunque la parte positiva es que, gracias a ello, el paisaje es mucho más natural. Nos encontramos frente a un manto blanco, que rezuma paz. Una casualidad maravillosa que en esta ocasión se haya puesto en nuestro camino casi por obligación.

Córdoba es la segunda ciudad más importante de Argentina, después de Buenos Aires, que se encuentra a 715 kilómetros. En 2006, recibió el título de Capital Cultural de las Américas, por eso estamos expectantes por descubrir todo lo que nos ofrece. Hemos decidido comenzar por la Plaza San Martín, la principal de la ciudad, donde se desarrolla la vida del día a día. Está rodeada por numerosos edificios importantes; entre los que se encuentra la Catedral, el más representativo de ellos. Ésta llama la atención por la mezcla de estilos arquitectónicos que se distinguen y que encuentran su explicación en los más de dos siglos que tardó en construirse.

Plaza San Martín y al fondo la Catedral

También cercano a la plaza, se encuentra el Cabildo, lo que durante la época colonial fue el ayuntamiento, la cárcel o la comisaría, entre otras funciones. Con el paso de los años, es un ejemplo de reutilización de grandes edificios y alberga el museo de la Ciudad, una galería dotada de dos patios, diez salas de exposición, una sala de conciertos, otra de lectura infantil… Un espacio muy bien aprovechado para cualquier tipo de manifestación artística.

Rueda Eiffel

Continuamos hacia el Parque de Sarmiento, donde se encuentran un lago artificial, numerosos jardines, una pista de patinaje o un zoológico, entre otras atracciones. Es la zona verde más extensa de la ciudad y, sin duda, lo que ha atrapado nuestra atención es la noria. Conocida como la Rueda Eiffel, diseñada por el gran arquitecto de talla mundial que lleva su apellido -y que en Europa tanto conocemos-, tiene unos 27 metro de diámetro, que acogen 20 cabinas. En la actualidad, no está en funcionamiento, aunque en el pasado sí fue uno de los miradores más atractivos de la ciudad. Aun así,la visita merece la pena y no dudaremoen volver a Córdoba si vuelven a abrirla.

Hasta aquí llega nuestro viaje por la ruta del Rally Dakar 2018, aunque nosotros nos quedamos en Córdoba unos días, para descansar, disfrutar del afamado ambiente nocturno de la ciudad y de su gastronomía. En todas estas jornadas, hemos descubierto tres países sorprendentes, con una riqueza natural infinita y atrapante. El escenario idóneo para los aventureros del Dakar.

 

¿Tú también quieres conocer Argentina?

Pincha aquí ⬇️ y no esperes más

 

¿Te has perdido alguna de nuestras etapas por la ruta del Dakar 2018? Aquí tienes un resumen 😉

1ª etapa: Perú

2ª etapa: La Paz (Bolivia)

3ª etapa: Uyuni y Tupiza (Bolivia) 

4º etapa: Salta y Belén (Argentina) 

5ª etapa: Chilecito, San Juan y Córdoba (Argentina) 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario